Acción 2: Agricultura productiva y regenerativa

Es importante impulsar a los productores que han perdido sus cosechas en la emergencia sanitaria a seguir produciendo alimentos. También es necesario planificar la producción de alimentos departamentales para lograr mayor seguridad y soberanía alimentaria.  Es de especial importancia impulsar la Agricultura Campesina, Familiar y Comunitaria (ACFC) y propiciar huertas que puedan suplir las necesidades alimentarias locales.

Es el momento de potenciar la agricultura productiva y regenerativa y hacer que la agricultura sea más sostenible. Un cambio hacia una agricultura regenerativa tiene el potencial de mantener la productividad y a la vez mejorar la salud del suelo, reduciendo el uso de fertilizantes y pesticidas por hectárea y utilizándolos de manera más inteligente, incrementando la diversidad de los alimentos saludables e inocuos para los ecosistemas y la gente que los produce y consume.

Es también propicio potenciar y recuperar los conocimientos locales sobre las maneras de producir, de acuerdo con las condiciones y la oferta del suelo, el agua y el clima. Las prácticas productivas regenerativas combinan las técnicas tradicionales, como la rotación de cultivos, los sistemas de pastoreo de ganado controlados, la agricultura de bajo labranza, la agrosilvicultura y los cultivos cubiertos, con tecnologías agrícolas de precisión avanzada y los nuevos fertilizantes y pesticidas biológicos. Estas son apoyadas por técnicas relacionadas como la gestión de suelos sostenible y la gestión de recursos de agua integrada.

Se debe trabajar en las siguientes acciones

  • Acelerar y poner en práctica políticas, planes y programas que apunten a una planificación productiva y regenerativa de acuerdo con la vocación de los suelos, las ventajas comparativas y competitivas del departamento y la región. Haciendo uso de sistemas de información disponibles como el SIPRA.
  • Fomentar la producción y uso de semillas adaptadas y agro-biodiversas y el fortalecimiento de los bancos de semillas locales, con el apoyo de entidades como el ICA, Agrosavia y el CIAT.
  • Apoyar el proceso de formulación e implementación de los Planes Departamentales de Extensión Agropecuarias (PDEA) para que logren dar respuesta a las necesidades que tiene el departamento y la región en el desarrollo y promoción de una agricultura regenerativa y baja en carbono. Jugarán un papel clave las UMATAS y centros agrícolas especializados.
  • Fomentar el desarrollo de un programa de huertas familiares, facilitando guías prácticas y esquemas de extensión.
  • Promover el desarrollo de esquemas de subsidios para pequeños y medianos productores que contribuyan a garantizar sus cosechas, así como esquemas de financiamiento con condiciones preferenciales.
  • Brindar canastas familiares de asistencia agrícola que incluyan plántulas, semillas, abonos y otros insumos básicos para garantizar el auto abastecimiento de productores del sector de ACFC.
  • Impulsar esquemas de agricultura por contrato entre productores, entidades de gobierno (compras públicas), empresas y consumidores directos que logren sumar a los circuitos cortos de alimentación.